SlideShow

Join The Community

Premium WordPress Themes

Search

PENSABA QUE TE CONOCÍA…


…pero qué equivocado estaba. Es increíble como una convivencia de tanto tiempo se borre de un plumazo. ¿Pero con quién he estado realmente viviendo? En vista de los acontecimientos, está claro que he vivido con un desconocido.

Todo este tiempo hemos estado jugando una partida de póker. No has enseñado tus cartas y has estado buscando la mano ganadora para dejar a tu contrincante literalmente “desplumado”. Tus buenas formas, tus buenas maneras escondían un objetivo implacable: tu propio beneficio. Y todo que no fuera eso, era inaceptable para ti.

Sabías que tarde o temprano ganarías la partida dado que tenías asegurado el comodín, o sea yo. Adaptarme a ti ha sido mi sino en este tiempo, no siendo que te incomodases y se rompiera la baraja. Pero la tenía que haber roto al principio y no prolongar esta partida para no quedarme, como me he quedado, sin capacidad de respuesta.

Y a pesar de todo, no me lo agradeces. Eso es lo que más me ha podido doler. Tus actos te definen como persona, pero los hechos son lo suficientemente objetivos como para que no sepas reconocerlos. Y sin embargo, tu alto concepto de ti mismo te hace no percibir tus errores ni los aciertos de los demás. Estás por encima del bien y del mal, en una nube de la que aún no te han bajado los que te rodean, porque ellos están tan equivocados como tú. No te ayudan riéndote tus gracias, jaleándote lo maravilloso que eres, no atreviéndose a cantarte las 40, no siendo que te molestes y les pongas una cruz. Al fin y al cabo es sencillo entenderte. Todo el que piense como tú está contigo, el que no, está contra ti.

La conciencia de cada uno ha de estar tranquila. No tiene que remorderte. Estoy convencido que a ti no te remuerde (a mí tampoco). Pero no te remuerde porque, allá desde lo alto de la nube en la que te encuentras, estás convencido que has hecho bien, porque al fin al cabo has hecho lo que has querido, que a fin de cuentas es lo que has buscado desde un principio.

Sin rencor, espero que te vaya bien. Cada uno ha de responder de sus actos y soy de esos que piensan que la vida nos pone a cada uno en el sitio que nos corresponde. Arrieros somos y en el camino nos encontraremos.

1 comentarios:

De verdad, yo creo que hemos conocido a la misma persona jajaja