SlideShow

Join The Community

Premium WordPress Themes

Search

TU NOMBRE ENVENENA MIS SUEÑOS


Estaba convencido que esta vez por décima vez alcanzaría la gloria y que, tras varios años de travesía por el desierto, por fin tendría un gran éxito que paladear.

Había construido una coraza mental para que ninguna amenaza externa me desviara del objetivo y así auto-convencerme de la consecución del mismo. Notaba muy cerca el aliento y el apoyo de mis seguidores. Ahora más que nunca no les podía fallar. El reto era importante y la responsabilidad grande, pero me encontraba con fuerzas suficientes como para llevarlo a cabo.

Arrancaba hojas del calendario para desear que el gran duelo llegara cuanto antes. Estaba preparado. Los retos anteriores eran pequeñas batallas ganadas, pero a mí lo que me interesa es ganar la guerra. En esta ocasión estaba seguro que la ansiedad no iba a poder conmigo y que era capaz de oponer resistencia.

Y llegó el gran día. Todos los focos alumbrándome y el público expectante por comprobar si por fin había alcanzado la madurez. No sólo se trataba de ganar sino de cambiar la jerarquía y de inclinar la balanza hacia mi lado.

Por fin me encuentro frente a frente con mi enemigo. Mantengo la mirada firme; la misma mirada que espero conservar cuando todo termine. Esta vez me he prometido no abandonar el campo cabizbajo. Suena el pitido y el balón comienza a rodar.

La descarga de adrenalina en esos primeros minutos es difícil de explicar. Salgo como un depredador directo a la yugular de mi presa, intentándola asfixiar y paralizar. Ese planteamiento tiene una rápida recompensa: consigo hacer diana en tiempo record. Todo está surgiendo a pedir de boca…pero suena demasiado bonito como para tener un final feliz.

Pensar más con el corazón que con la cabeza a la larga no es bueno y, si el enemigo es de gran enjundia, más peligroso todavía. Al igual que los fríos psicópatas, mi enemigo ha sido capaz de sacudirse del susto del ataque inicial y poco a poco empieza a tender una trampa para caiga en su tela de araña. Y cuando me quiero dar cuenta, ya me encuentro atrapado dentro de ella con poco margen de maniobra.

Poco a poco me desdibujo, mi juego se diluye hasta tal punto que termino persiguiendo sombras imposibles de parar. Otra vez lo han vuelto a hacer. Cometo continuamente errores y lo que es peor, no tengo capacidad de respuesta. Me bloqueo mentalmente y, aunque por tradición y por respeto a la institución que represento nunca lo puedes hacer, indirectamente bajo los brazos. Finalmente me rindo y deseo que ese suplicio, ese muro (mental) infranqueable, ese bucle infinito que parece que no va a acabar nunca, se termine y se borre cuanto antes de mi mente.

Mis sueños han quedado gravemente dañados y mi futuro bastante comprometido. No lo reconoceré públicamente porque sería darle más ventaja a un enemigo, el cual me tiene bien tomada la medida. Tan sólo me queda confiar que esto es cíclico y que algún día tendrá que cambiar la tendencia. Mientras tanto, tan sólo me queda rezar a la Divina Providencia.

6 comentarios:

No entiendo nada de fútbol, aunque sí algo, lo mínimo, de la vida. Conciliar las vísceras con la razón es bien difícil, a veces imposible, pero no hay que dejar de hacer caso al corazón, el tiempo te demuestra que si no es la decisión más esperada sí la más sentida, y a la larga la única que vale.

Holaaa.!!! Mil gracias por entrar en mi espacio...!!! Y gracias por leerme y ser de los primeros.!! Un besoteee

como diría mi abuelita de 94 años, "niña, hacia atrás ni para tomar impulso"...

da igual a qué adversario te enfrentes, sólo necesitas unos buenos cimientos donde aposentarte con firmeza...

un beso

Enfrentarse a un rival implica inconscientemente enfrentarse a sí mismo. Cuando tu profesión se basa en una continua confrontación, la angustia está servida.

Un relato excelente, con una gran carga psicológica.

Saludos decadentes.

Juego al fútbol y nunca había leído un relato tan descriptivo de lo que puede llegar a sentir un jugador antes y durante un partido. Gracias por tu visita! :)

Y ni siquiera perdieron por el arbitro, cosa que no puede decir mi equipo del alma en contra de estos jugadores de presing catch...