1

El ASESINO SIEMPRE VUELVE A LA ESCENA DEL CRIMEN


Será por el penetrante olor de la sangre o por el placer de ver reflejado un trabajo bien hecho, la cuestión es que el asesino siempre vuelve al lugar donde cometió el crimen.

Cuando nadie ya le espera y casi nos habíamos olvidado de él, de repente aparece y su abrupta presencia vuelve a perturbar el ambiente. Pero en esta ocasión ha vuelto porque no terminó de perpetrar el crimen.

Su plan está minuciosamente estudiado. Han sido muchos éxitos para que un fracaso como éste se le resista. Ha dejado pasar el tiempo para enfriar el ambiente, dosificando sus apariciones, pero siempre certero para que su víctima no lo olvide.

La víctima se siente atrapada por ese poderoso influjo que el asesino cierne sobre ella. Sabe que le puede hacer daño pero no termina de dejar de pensar en él. De alguna manera, ese es el pequeño triunfo del asesino.

Pero no le vale con ganar batallas, él quiere ganar la guerra. Por eso, planea un elaborado plan, tan sorprendente, que ella no podrá resistirse. Busca el efecto sorpresa, el hacer algo que ella no imagine para que cambie la sombría impresión que tiene de él. En definitiva, se trata de ganar su confianza.

El asesino diseña una cena romántica, a la luz de las velas de su humilde morada y bajo una amalgama de olores que recuerdan que ya es primavera. Para que las incomodidades de ella sean las mínimas, como buen caballero va a buscarla a casa.

La cara de asombro de ella le produce un profundo placer. Sabe que va por el buen camino y que el triunfo está cerca. Tan sólo falta la estocada final; esta vez nada puede fallar…pero falla.

No contaba con la astucia de ella, ésa misma que le permitió salir vivita y coleando en la anterior ocasión. Ella bajó de la nube y se dio cuenta que todo era impostura, y no sólo porque se diera cuenta que la cena era encargada (¡mira que no molestarse en prepararla!), sino porque algunas veces los asesinos no son tan listos como se cree ni las víctimas tan pardillas como aparentan.

1 comentarios:

haujavi

Si es que siempre hay asesinos en serie y gente que no mataría a una mosca.