SlideShow

Join The Community

Premium WordPress Themes

Search

LA CHISPA ADECUADA


En ocasiones cuando se apaga una lumbre puede quedar un rescoldo que vuelva a avivar el fuego. Es un hecho impredecible y hasta cierto punto inexplicable. Quizá es pura Química.

Estas cosas te recuerdan que no se deben dar las cosas por perdidas, que a veces simplemente se trata de una muerte temporal, de un letargo, pero que el día menos pensado la historia se puede revertir y puede ser muy diferente a cómo se había imaginado.

La chispa a ojos de otras personas puede que sea imperceptible pero tú, que has estado atento a todo lo que ocurría a tu alrededor, no has perdido detalle y te has dado cuenta. A veces, un simple gesto, una mirada risueña o una sonrisa sincera, pueden decir mucho. No se sabe qué o por qué se ha producido ese chispazo, pero lo que está claro es que éste ha existido y que a partir de ese momento, puede que nada sea como antes.

Si le buscamos una analogía a ese momento ésta sería como cuando un surfista encuentra la ola “buena” para surfear. Tiene que aprovecharla al máximo porque no sabe cuándo puede volver a encontrar otra ola similar. Tiene que afrontarla con aplomo y destreza pero en ningún momento le conviene relajarse, ya que al más mínimo error se va al agua.

Así que hay que preservar la tenue llama que provoca la chispa. Protegerla del viento para que no se extinga. Alimentarla de ilusiones y buenos propósitos para así granjearle un futuro.

Pero, ¡ojo! No siempre que se ve humo entre los rescoldos hay garantía que allí vuelva a haber fuego. No hay que volverse loco en buscar chispas que no existen o interpretar gestos que realmente no se han llegado a producir.

4 comentarios:

Donde hubo fuego...ya se sabe.Aunque como bien dices, no siempre es así.
Yo me quedo con los momentos en los que salta la chispa, de pronto, y todo es diferente. Puede ser una mirada desconocida, una sonrisa cómplice...
BESITOS

Los pequeños detalles son los especiales :)

"the last bit of light is the hardest to put out"

Navegando entre el mundo "blogger" he llegado a este barco, y tengo que decir que me encantan las chispas, incluso cuando el fuego sólo dura segundos: una sonrisa en el metro, una mirada de complicidad.. DETALLES, chispas que el mundo ha olvidado tener en cuenta.

Pues yo creo que las chispas no se buscan, simplemente saltan, están ahí de forma subterranea en cada uno y saltan como los plomos cuando se sobrecargan, de repente y sin avisar.