SlideShow

Join The Community

Premium WordPress Themes

Search

GRIS


Como se quedó en tierra de nadie, el gris es por naturaleza resentido. Quizás no lo exteriorice pero el resentimiento le carcome por dentro. Él iba para ser destacado y le quedaron las migajas. Le hubiera gustado también no complicarse la vida, pasar desapercibido pero la vida no le concedió esa oportunidad.

El gris no es brillante, no es resplandeciente sino que es plomizo como él solo. Aburre, entristece porque sus argumentos no interesan y él lo sabe, se ofusca y se vuelve más huraño y se empieza a aislar…o a agruparse con otros grises que, tan cabreados como él, juntos acaban volviéndose casi negros como los nubarrones que son la antesala de la tormenta.

El gris intentará hacerse el gracioso y lo único que conseguirá será no caer en gracia. Se dará cuenta que no tiene atractivo y que otros colores, sin ser tan solemnes como él, tienen más suerte en la vida. Por ello, su vida social se vuelve nula, si entendemos por vida social todo aquello no sea trabajar, porque el gris vive para trabajar. Es su consuelo, no le queda otra que refugiarse en su trabajo ante la poca aceptación que tiene y es desde allí donde quiere construir su imperio de grandeza. Ganar dinero será su objetivo para intentar amasar pequeñas fortunas y luego restregárselas a la concurrencia en definitiva, porque ello es la única manera que tienen para sentirse aceptados.¡¡Cómo si el dinero fuera lo más importante!! Pero hasta eso les sale mal porque en realidad son pobres de solemnidad, tanto trabajar, tanto dinero amasado para luego no tener ni tiempo ni amigos con los que disfrutarlo.

Las grandes ciudades están impregnadas de este color que, como una mancha de aceite, se extiende sin límite. Hay que tener cuidado para que no te atrape con sus tentáculos y te gane para su causa, porque sino estás perdido. Te volverías uno de ellos y tomarías distancia con la realidad.

¿Quién no ha visto el gris? ¿Quién no ha tenido la tentación de combinarlo con otro color porque con ese no se sentía atractivo? Pero la gran pregunta es, ¿podríamos vivir sin el gris? Tengo mis dudas, pero probablemente no, dado que alguien ha de hacer el trabajo sucio y que mejor que aquellos que se sienten al margen de ese arco iris de colores que es la vida.

4 comentarios:

El gris es diferente, es raro... y quieras o no, siempre está ahí.

Un muá :)

Todos los colores son necesarios. Qué triste sería el mundo si solo existieran los colores normales. A veces hace falta un poco de gris para ver las cosas en perspectiva.

;)

Hasta los grises merecen un sitio....

El gris es una mezcla de blanco y negro, tiene todos los colores y ninguno a la vez, es la mezcla de todo, quizás también es lo que dices, tiene todo y no tiene nada.