SlideShow

Join The Community

Premium WordPress Themes

Search

Y FUERON FELICES…

…y comieron perdices. Los cuentos clásicos con pareja por medio suelen terminar con esa frase. Pero seamos serios, nadie se ha alegrado por comer perdices en una boda (si es que las ha llegado a comer) ni todo en la vida termina felizmente.

No siempre lo que se proyecta es lo que realmente está ocurriendo. Una buena actuación puede disipar dudas temporalmente pero al final la realidad es caprichosa y no cabe interpretación alguna que solvente una mala película.

Una de las cosas que se desarrolla más con los años, a parte de la experiencia, es el escepticismo. La vida no puede ser perfecta porque el ser humano no lo es. Las relaciones personales no pueden ser idílicas porque la raza humana es egoísta por naturaleza. Por eso quizá sea cierta aquella definición del amor que lo define como en hacer lo que a tu pareja más le gusta y a ti más te fastidia.

Por tanto, ¿hemos de creernos demostraciones de amor eterno y de perfección absoluta? No en la mayoría de los casos. Quizá detrás de esas muestras y exposiciones públicas de amor se encuentre una necesidad de reafirmación de esa relación más allá del ámbito de la propia pareja. Como si ellos mismos no estuvieran seguros de su relación fuera a funcionar y necesitaran que su entorno la confirmase. Es decir, se intenta ocultar inseguridad bajo la premisa que todo va fenomenal.

También puede ocurrir que esas demostraciones sean realmente verdaderas, que el amor produzca tal nivel de felicidad que ésta ya no tenga espacio en tu propio cuerpo y necesite expandirse. Pero no hay estallido de felicidad que dure eternamente y el vivir intensamente tantas experiencias en tan poco tiempo tiene un duro enemigo: el desgaste. Si una relación la interpretas como una carrera de velocidad ésta se verá abocada tarde o temprano a un fracaso. Hay que plantearla como una carrera de fondo. No se puede jugar con todas las cartas marcadas, no se pueden compartir tantas experiencias en tan poco tiempo porque al final se acaba rompiendo el factor sorpresa y esto acaba desembocando en la más absoluta de las monotonías.

También puede ocurrir que en tu fuero interno reconozcas que el comenzar esa relación haya sido un error y por no tener valentía suficiente para romperla, intentes autoengañarte expresando una felicidad ficticia creyendo que la situación pueda revertirse. Verse atrapado en semejante laberinto es una tarea inútil habida cuenta que si la cabeza y el corazón no están alineados, nada podrá unirlos en la misma senda.


La felicidad eterna no existe. Cuanto antes lo asimilemos, antes sobrellevaremos los futuros desengaños. Si estamos seguros de lo que proyectamos, más fácil solventaremos las dificultades y más reforzadas saldrán las relaciones. Disfrutemos de ellas pero seamos conscientes que habrá altibajos. Cuidemos las relaciones, no pensemos que por ir todo rodado al principio todo está hecho. Pongamos soluciones a los problemas. Pero sobre todo, no tomemos decisiones por desesperación, porque creamos que ya no tenemos más alternativas. Siempre se tienen, sólo hay que saber buscarlas y luchar hasta la extenuación por ellas.

4 comentarios:

El tema del amor y las relaciones es algo que da para hablar y pensar hasta la eternidad. Estoy de acuerdo en eso de que las cosas perfectas no existen y a veces buscarlas solo nos lleva a la frustración, pero supongo que es complicado encontrar el equilibrio entre conformarse y pedir demasiado. Para mi una relación es buena cuando estás mejor con ella que sin ella porque esa persona te aporta muchas más cosas buenas que malas y en general te lleva a eso, a un estadio mejor contigo mismo y con el mundo. Eso sí, creo que es importante saber que eso que tienes puede acabarse, o que puedes querer mucho a alguien y aún así no llegar a sentir eso cuando estás con esa persona, y es importante ser fiel con uno mismo y con los demás.
En cuanto a las expresiones públicas de amor la verdad es que no lo sé. Depende también de la personalidad de cada uno, creo.

Hola. He encontrado tu pequeño mundo por casualidad y no pensaba encontrarme algo tan sensato, cierto y realista.
El tema del amor es delicado, tanto para las parejas como para los solteros. Pero el amor solo se entiende cuando lo vives y en una pequeña porción, está en tu vida.
Mantener una relación estable es fácil si amas de verdad a la otra persona, pero todo se complica cuando no ocurre realmente esto.
Al principio has dicho que la raza humana es egoísta. Estoy de acuerdo. Los celos son una demostración de ello, y aunque los quieras evitar, siempre van a estar ahí. Pero ser egoísta te ayuda a corregirte poco a poco cada día, y llega un momento en el que piensas antes en la otra persona que en ti mismo.
También me he quedado con la frase de "La felicidad eterna no existe". Por desgracia, es una frase muy cierta. Pero sé que cuando se consigue esa felicidad, hay que disfrutarla. Y que aunque de vez en cuando no la veamos, la felicidad siempre estará en nuestra vida, en más cantidad o en menos. Tan solo debemos fijarnos en lo que nos rodea: la salud, nuestra familia alrededor, cualquier mascota, o incluso la naturaleza.
Con esto quiero decir que, el amor es importante para las personas, es lo primero que nos da nuestra madre cuando empezamos a existir, pero también existen las amistades, el cariño, el afecto...
(Que rollo te he soltado >.<) Me ha gustado de veras esta entrada. Me gusta tu manera de expresarte y mostrar aquello que piensas. Un beso desde mi mundo.
Estefanía.

Hijo, no me extraña que no tengas novia; mira que eres complicado y rollo. A las mujeres nos gustan los hombres un poco más sencillos...

La verdad es que los humanos somos complicados, o sea que sumar dos durante mucho tiempo tiene que ser complicado al cuadrado por definición. Y cuanta razón tienes con la desesperación, qué mala es.